Off Limits, Buenas Tácticas es una comunidad creativo-colaborativa compuesta por creadores y empresarios que genera nuevas líneas de trabajo entre los mundos artístico/creativo y empresarial. Una plataforma de comunicación y colaboración entre el tejido productivo cultural y el mundo empresarial que produce colaboraciones interesantes para ambas partes.

Cuando vives a caballo entre el mundo de la empresa y el mundo de la creación contemporánea, sabes que la mezcla puede ser explosiva y también muy rica, si conseguimos extraer lo mejor de ambos mundos y minimizar sus resistencias.

Estas son las preguntas claves que pretende responder Buenas Tácticas:

¿Cómo superar las inercias que impiden a la empresa conectar con la creatividad que está fuera de su ámbito?
¿Qué diferencias separan el mundo creativo / artístico del empresarial?
¿Cómo pueden fusionarse la creatividad empresarial y la artística?
¿Cómo son las nuevas realidades interdisciplinares artístico-creativas y cómo pueden convertirse en estrategias de colaboración entre artistas y empresas?
¿Cómo se pueden mezclar artistas y empresarios?

Buenas Tácticas investiga y diseña las herramientas y metodologías que producen procesos de innovación en la empresa que generen o mejoren sus productos, servicios o procesos. Buenas Tácticas es un proceso permanente de traducción capaz de extraer lo mejor de la combinación de entornos opuestos, a través de la disrupción creativa.

Buenas Tácticas se inició con una investigación que consiste en una serie de entrevistas a empresas y creadores, junto a un “desk research” sobre las aproximaciones y proyectos que ya están trabajando en esta línea de relación organizaciones-creadores, con el objeto de extraer conclusiones prácticas.

Artista en este contexto no significa tan sólo el creador clásico entregado a su propio trabajo, sino una persona con capacidad de innovar, crear, iniciar o dar con un nuevo enfoque que pueda integrar la empresa en sus objetivos de negocio. Una persona dinamizadora, agitadora, capaz de explorar, captar, aglutinar y transformar las diferentes energías que fluyen en un ecosistema y proceso empresarial. Estamos hablando del innovador que está experimentando y construyendo las bases de la nueva sociedad del nuevo paradigma que está surgiendo de la crisis/cambio.

Incrementar la capacidad de innovación es una de las necesidades básicas de cualquier organización, especialmente en momentos de estancamiento económico en que las soluciones y productos tradicionales colapsan. No obstante, el dinamismo inherente a las empresas en la búsqueda de nuevas salidas a sus productos encuentra un freno en las propias dinámicas de búsqueda de innovación. Los procesos de pensamiento se nutren de referencias estancas, que generan en muchos casos lo contrario a lo que buscamos, soluciones estándar con bajo nivel creativo.

La innovación se produce cuando cuestionamos viejas ideas y prácticas y planteamos nuevas metodologías de interacción y aproximaciones creativas a los problemas. Para ello es conveniente que nos sumerjamos en campos de experiencia y conocimiento alejados de nuestros marcos de referencia y que intentemos rupturas en las aproximaciones tradicionales a nuestros retos y problemas.

EL mundo artístico creativo, por otra parte, es un auténtico catalizador de ideas, rico en pensamiento disruptivo, aproximaciones creativas y experimentación, capaz de hacer un uso diferente de la información y abrir nuevos caminos de actuar y pensar. No obstante su implicación en la “economía real” es prácticamente nula.

Desde junio de 2013 el proceso está en marcha.

¿Eres una empresa o un artista y crees como nosotros en la aproximación de estos dos mundos? ¡Hablemos!